Bienvenido/a al Reto

Bienvenido/a el Reto, lo primero que quiero y debo hacer es darte las gracias por contratar este producto, es para mi un honor contar con tu confianza. También quiero felicitarte por haberlo hecho, eso denota una determinación importante por conseguir la mejor forma de tu vida, así que ya has dado el paso más importante.

Por lo demás, verás que el Reto es muy sencillo en cuanto a su mecanismo de funcionamiento y muy efectivo en resultados. Aún así, te he preparado este decálogo a modo de introducción para que dispongas de una información previa que considero importante, a por ello!

DECÁLOGO DEL RETO

  1. Cada semana en la semana:

El programa de entrenamiento del Reto está ajustado para que cada semana tenga la cantidad y la intensidad adecuada de entrenamientos. Por eso recomiendo que cada semana debe hacerse dentro de su propia semana y si nos queda algún entrenamiento pendiente, mejor olvidarlo que arrastrarlo a la semana siguiente. No pasa nada si pierdes alguna sesión o incluso alguna semana, siempre es mejor terminar el Reto en plazo. Y ya luego entonces, tú decides, si recuperas las sesiones no hechas o si lo vuelves a intentar desde el principio.

Dicho esto, no pasa nada si, dentro de la semana, modificas el orden de los días para adaptarlos a tu agenda. No hacer exactamente lo que viene en el guión de lunes a viernes, no va a variar los resultados finales.

  1. Fallar es normal:

En 3 meses es muy difícil que no pasemos por una o dos semanas complicadas, picos de trabajo, viajes, enfermedades, etc. Los motivos pueden ser muchos pero el resultado simpre el mismo, una o dos semanas a medio gas o en blanco. Así que si fallas, no te preocupes, está contemplado, nadie lo hace al 100%. Lo que es realmente importante es que tan pronto recuperes la normalidad, vuelvas a entrenar con las mimas ganas y energías y dejes atrás y olvides las semanas malas, por las que sin duda pasarás.

  1. Es Reto se debe adaptar a cada deportista:

No todos somos iguales, ni vamos a hacer el mismo número de repeticiones, ni vamos a perder los mismos kilos. El eslogan del Reto es «consigue la mejor forma de tu vida» precisamente porque es contigo con quien te tienes que comparar, así, si no puedes seguir el ritmo de las repeticones que hacemos en los vídeos, no pasa nada, bájalas y sigue entrenando, lo mismo si necesitas pausar un vídeo, tampoco pasa nada, pausas, coges aire y continúas. Al final los entrenamientos son para mejorar, pero no para pasarlo mal, por eso, adapta la intensidad a aquella que te suponga un esfuerzo, pero dentro de la sensación de estar disfrutando, y no la de pasarlo mal.

Las formas de adaptar la intensidad pueden ser varias, acortar el recorrido de los ejercicios, hacer menos repeticiones, hacerlas en más tiempo, incluso sustituir los ejercicios por otros similares más llevaderos. Lo que sea necesario para mantener el equilibrio entre esfuerzo y disfrute.

  1. Toma las medidas:

Precisamente para compararte contigo y seguir la evolución, las medidas son claves.Comprendo que de entrada da pereza hacerse unas fotos cuando nos vemos mal, o tomarnos las medidas porque a veces no tenemos un metro de sastre a mano. Pero es parte importante del proceso, tal vez la más importante. Tener una comparativa objetiva de las mejoras como son las medidas, o subjetiva como es la foto, es altamente motivador en los momentos bajos, por los que seguro que pasarás. Todos las personas que han concluido el Reto y no se han hecho la foto de inicio se han arrepentido, ya que es un recuerdo fantástico de lo que somos capaces de hacer. También te recomiendo que esa primera foto te la hagas en bañador o bikini y no en ropa interior, porque aunque ahora no te lo creas, seguramente dentro de 12 semanas, te apetecerá enseñarla.

  1. Gimnasio o casa:

Las dos versiones son muy buenas y altamente efectivas. La del gimnasio tiene la ventaja de la variedad de ejercicios y que algunos de ellos como las dominadas o los fondos son de intensidad mayor. Por otro lado la de casa tiene la ventaja clarísima de que requiere menos tiempo y es mucho más discreta, y los resultados son igual de buenos. Lo bueno de las sesiones (quickfits) es que están diseñados para que des tu 100% sea en uno o otro lugar. Incluso se pueden combinar, puesto que la estructura es exactamente la misma para las dos ubicaciones, así que puedes intercalar sesiones en casa y en el gimnasio sin problema.

  1. Calentamiento y vuelta a la calma: 

Las sesiones de entrenamiento son cortas pero intensas, y para obtener de ellas el máximo rendimiento, es conveniente empezarlas ya habiendo calentado. Aquí tienes un vídeo que te servirá de calentamiento:

Respecto a la vuelta a la calma, aquí te dejo una serie de estiramientos que facilitarán la relajación después de cada quickfit:

  1. Los dos motivos por los que puedes fracasar:

Te voy a contar por qué algunos (espero que tú no), pierden el hilo del Reto.

1- Exceso de presión: Todo empieza por un pequeño contratiempo, sencillamente durante un par de días no han podido entrenar y a partir de aquí se crea la bola de nieve, ya que trata de recuperar ese par de días, cosa que es poco probable precisamente por esos picos de trabajo, y al ver que no pueden con todo y que la lista de sus  deberes pendientes va creciendo hasta el imposible, desaparece. Y no lo hace adrede, sencillamente pasan los días precisamente porque quiere recuperar los entrenamientos pendientes antes de hablar conmigo,  hasta que semanas después, aceptada ya la realidad, pide otra oportunidad para hacerlo todo perfecto. 

2-Defecto de presión: El otro gran error es el de pausar el plan de entrenamiento. Me explico, como digo en el 2º punto es seguro que vas a pasar por una o dos semanas en blanco, muy raro el cliente que no ¿qué harías tú?.  Pues este tipo de cliente me escribe “Juan, retraso una semana que esta no he podido entrenar”, dicho de otra manera, retrasamos la fecha final del Reto. Ese es el otro error, el error de pérdida de presión. El fondo es el mismo, querer hacerlo todo perfecto, pero el error es el opuesto. En este segundo caso se empieza posponiendo una semana, luego otra, y otra y así hasta no terminar, porque siempre surgen contratiempos.

  1. En la semana 6-8 pasarás por una crisis: 

Hay situaciones que es mejor explicarlas antes de empezar. Más o menos por la mitad del Reto se pasan un par de semanas bajas de motivación. ha desaparecido el impulso con que empezamos, estamos candados, y por otro lado se ve aún lejos el final. No te preocupes, solo dura unos quince días, lo mejor que puedes hacer es no moverte por sensaciones sino por el plan, y seguir a ciegas a por ello, pasado esta pequeña cuesta arriba viene una fase en la que todo es más fácil.

  1. Los resultados llegan al final: 

Tu cuerpo al principio tiene que luchar contra la inactividad prolongada, está en situación de  sedentarismo y eso se traduce en:

    • Un sistema cardiovascular menos funcional, que necesita hacer mucho más esfuerzo para llevar el oxígeno a los músculos. Más latidos, y mayor cansancio y sensación de ahogo mucho más rápida.
    • Músculos semiatrofiandos que necesitas forzar mucho más ante su falta de tamaño, vascularización e inervación.
    • Y a todo eso súmale que tienes que mover más peso, si es que es el caso de que lo que quieres es adelgazar.

Es normal que al principio cueste mucho moverse, y sobre todo es normal que al principio el entrenamiento no aporte muchos beneficios inmediatos visibles.

LA BUENA NOTICIA
A medida que vas superando sesiones de entrenamiento tus capacidades van mejorando, además lo hacen a un ritmo sorprendente rápido, el cuerpo es muy agradecido en ese sentido. Piensa que el cuerpo humano, que ha evolucionado a través del movimiento, encuentra su estado óptimo con el ejercicio, y sí, el tuyo también necesita el ejercicio para recuperar su identidad y su equilibrio. Por eso mejorará tan rápidamente.
Cuando empieces a incorporar el ejercicio en tu vida notarás como se agranda tu corazón, tus pulmones, crece tu capacidad recuperadora, aumenta tu tono muscular, mejora tú postura, incluso tu propio cuerpo te va pidiendo más deporte, lo necesitas y te gusta, y esto hace que el esfuerzo sea mucho menor.
A efectos prácticos:

    • Tardarás más en cansarte
    • Necesitarás más intensidad para cansarte
    • Disfrutarás más del ejercicio
    • Tendrás mayor tono muscular

.. y fíjate, cada uno de estos puntos se traduce en que quemarás muchas más calorías en cada entrenamiento. Eso significa que empezamos a entrar en la fase dulce del proceso, en la que cada entrenamiento se nota en los resultados, se puede decir que hemos despegado. Y a partir de ahí, esa relación entre esfuerzo y beneficios se va haciendo más productiva hasta llegar a tu estado natural atlético, en el cual el ejercicio no te supone un esfuerzo sino un placer.

  1. Mi participación: 

Yo estoy para atender cualquier consulta bien por mail en entrenamiento@juanrallo.com, bien en los propios comentarios de cada post de las sesiones. Me gusta saber cómo evoluciona cada participante del Reto, así que te agradecería que me informes al menos de tu evolución mensual. Por supuesto esto es opcional.

Ahora que ya sabes con lo que te vas a encontrar, es el momento de ponerlo en práctica, a por tu Reto!

Espero lo disfrutes,

Juan